Inicio

El País Vasco, que ocupa una situación geográfica periférica en la Unión Europea, está viendo en los últimos años cómo el centro de gravedad de la Unión se aleja de sus fronteras con la incorporación de los países del centro y este de Europa. Esto hace que sea imprescindible contar con una potente red de infraestructuras y de sistemas de valor añadido que apoyen el mantenimiento de la competitividad económica sin perjuicio del respeto al medio ambiente y del crecimiento sostenible del territorio. Este es uno de los principales factores que ha dinamizado la inversión en los diversos sectores del transporte y de las grandes infraestructuras. En los últimos años se están realizando grandes inversiones tanto desde el sector público (principales agendas estratégicas que orientan fondos europeos, nacionales, regionales, etc.), como desde el sector privado, de la mano de grandes, pequeñas y medianas empresas para mantener la posición dentro del marco europeo.

Las grandes infraestructuras de transporte que se construyen hoy en día requieren de una gestión avanzada, inteligente y segura para su correcto uso. Estos nuevos sistemas de gestión, explotación, mantenimiento y seguridad que se requieren para gestionar las infraestructuras pretenden aportar una mayor seguridad a todos los niveles -físico, lógico y medioambiental- para prevenir, evitar y minimizar el número de accidentes e incidencias que puedan poner en peligro la integridad de la infraestructura, de las personas y, además, ofrecer un servicio de transporte acorde con las demandas y necesidades de sus clientes finales o usuarios (tanto pasajeros como mercancías).

Aunque el proyecto BERRITRANS nace con la idea de ser aplicado a los diferentes medios de transporte, tanto de personas como de mercancías, inicialmente se ha elegido el medio ferrocarril, ya que es uno de los modos que más se quiere potenciar en todas las políticas de transporte regionales, nacionales o europeas. Por ello, el consorcio del presente proyecto considera este sector como estratégico y tractor para que los resultados permitan su extrapolación inmediata al transporte por carretera, marítimo e incluso aéreo.

El ferrocarril, sector estratégico para el transporte
El contexto del transporte ferroviario ha variado enormemente en las últimas décadas. Estos cambios han supuesto la proliferación mundial de infraestructuras ferroviarias y una gran inversión que se extiende internacionalmente por Europa, EEUU, Asia, etc. con el objetivo de promover un transporte sostenible que estaba en recesión debido a la poca inversión que se había hecho en él en los últimos 80 años. Por lo tanto, se quiere pasar de una situación en la que las redes ferroviarias se operaban con tecnologías obsoletas y velocidades de hace 50 años, a un nuevo marco en el que la conectividad entre las diferentes infraestructuras y la operación ferroviaria se debe hacer de una manera moderna y segura. Esto conlleva la necesidad de desarrollar nuevas soluciones que den respuesta a esas nuevas necesidades: mayor rapidez, mejora de la seguridad, integración de diferentes operadores y gestores ferroviarios, una mayor orientación al cliente final y, todo ello, de una manera eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

Por lo tanto, se requiere de un nuevo modelo de sistema centralizado para los centros de control que ayude a la gestión, explotación y mantenimiento de transporte ferroviario y su futura integración con otros medios de transporte para una gestión integral de las nuevas instalaciones y servicios de transporte.

Anuncios